Publicado el

Consejos para conservar las frutas y verduras frescas

Cómo conservar las verduras frescas más tiempo

Consejos y trucos para conservar las verduras frescas más tiempo, guardando cada una de ellas de la forma más conveniente.

Si se guarda cada verdura de la forma que más le conviene, aumentará su periodo de conservación y frescura.

En primer término es importante recordar que no se deben lavar las verduras antes de meterlas en el frigorífico, sino justo antes de consumirlas. Si se guardan las verduras húmedas, será más fácil que se hechen a perder.

Cómo prolongar el tiempo de conservación de las verduras y mantener su frescura:

Judías verdesJudías verdes
Las judías verdes se pueden hervir en agua durante 7-8 minutos y escurrirlas bien. A continuación se congelan en bolsas aptas para el congelador. Si se opta por el frigorífico, se guardarán dentro de una bolsa de plástico perforada.

Berenjenas y calabacinesBerenjenas 
Se deben colocar en la parte más baja de la nevera extendidas, sin que queden amontonadas. De este modo se conservarán bien durante una semana aproximadamente. No se deben envolver en papel ni plástico, ya que impide su respiración. Conviene mantener las berenjenas lo más aisladas posibles, ya que reaccionan con el gas etileno que producen otras verduras y frutas.

CalabacinesCalabacines
Los calabacines se conservan bien en el cajón de las verduras del frigorífico, donde conviene que la temperatura no sea inferior a los 10ºC. De este modo, el calabacín se mantiene en buenas condiciones durante aproximadamente 3 semanas. Se debe mantener separado de frutas y tomates, ya que es sensible al etileno que desprenden y puede llegar a alterarse con rapidez. También se puede congelar, previamente blanqueado, y prolongar así su conservación.

Verduras de hoja verde (lechuga, espinacas...)Verduras de hoja verde (lechuga, espinacas…)
Las verduras de hoja verde se guardan en bolsas de plástico o envueltas en papel de celofán en la parte más fría del frigorífico, sin que quede una gota de agua entre las hojas, pues en caso contrario terminarán pudriéndose. De esta forma la bolsa creará un ambiente húmedo como para conservar la humedad natural y durarán unas 2 semanas.

Verduras de raíz (zanahorias, remolacha, nabos...)Verduras de raíz (zanahorias, remolacha, nabos…)
En primer lugar, se cortan las hojas de los extremos para que no extraigan la humedad de la raíz. Después, se colocan las verduras en bolsas de plástico con agujeros, de modo que permitan que el aire circule dentro de la bolsa pero sin dejar que se pierda mucha humedad. Se pueden conservar en la parte baja del frigorífico hasta 2 semanas.

Coles (coliflor, brécol, coles de Bruselas)Coles (coliflor, brócoli, coles de Bruselas)
La mejor forma de guardar las coles es en el frigorífico en bolsas de plástico perforadas, ya que se conservarán hasta 5 días.

TomatesTomates
Si no están totalmente maduros, se deben dejar a temperatura ambiente y sin exponer a la luz solar. De esta forma van a adquirir su punto óptimo de maduración y conservarán mejor su sabor. Solo si están muy maduros deben guardarse en el frigorífico, pero no más de 2-3 días.

Ajos y cebollasAjos y cebollas
Los ajos y cebollas se deben conservar fuera del frigorífico, en un lugar fresco, sin humedad y alejado de la luz. Las cebollas se guardarán en el frigorífico cuando hayan sido cortadas, bien envueltas en plástico.

PimientosPimientos
Es conveniente guardar los pimientos dentro del frigorífico, envueltos en plástico. De este modo, se conservarán durante 15 días. También pueden congelarse. Para ello, se deben pasar unos 3 minutos por agua hirviendo en el caso de que tengan la piel dura, para evitar que ésta se endurezca aún más con la congelación. Una vez asados y pelados también admiten perfectamente la congelación.

Patatas y boniatosPatatas y boniatos
Las patatas se deben guardar a temperatura ambiente fresca y en un lugar oscuro, alejado de la luz. Se pueden poner en una bolsa de papel, de modo que se conservarán así durante varias semanas o incluso un mes. En el caso de los boniatos, se guardarán del mismo modo, aunque sólo durarán frescos alrededor de 7 días.

Fuente: http://static.hogarutil.com/

Afrutas-y-verduras-6spectos básicos sobre la congelación

– La congelación puede mantener la calidad, pero no mejorarla, así que congela siempre alimentos de calidad.

– Para evitar que el aire entre en contacto con la comida, o que se escape la hidratación abre y cierra rápidamente el congelador. Decide antes lo que vas a sacar, porque hay alimentos que pueden secarse o tu congelador formar escarcha.

– Congela los alimentos lo antes que puedas porque así minimizarás el tamaño de los cristales de hielo que se formarán, y así la comida tendrá menos daños.

– Las comidas preparadas tienen que estar poco hechas cuando las vayas a congelar si tras descongelarlas hay que cocinarlas. De esta forma cuando las calientes estarán como recién hechas.

– Mete a congelar sólo la cantidad de comida que se congelará en unas 24 horas (normalmente de 900 a 1350 gramos).

– Si se puede cortar en porciones, congélalo ya cortado, así no tendrás que descongelar la pieza entera cuando quieras coger sólo un trozo.

– Etiqueta la comida para que sepas cuándo la congelaste.

 

¿Cómo congelar verduras?

La mayoría de las verduras se congelan bastante bien y aguantan varios

meses. Siempre que sea posible congela las más jóvenes y tiernas.

Preparación:

1. Lava las verduras para quitar toda la suciedad

2. Pélalas y límpialas de hojas, tallos y raíces

3. Córtalas en trozos

Blanquear

Algunas verduras contienen enzimas que les hacen perder el color y sabor cuando se congelan. Blanquear las verduras es ponerlas unos segundos en agua hirviendo, y así evitas que actúen esas enzimas.

Para blanquear verduras pon una cacerola con agua hirviendo al lado de un bol de agua helada. Con una espumadera pon unas pocas verduras en el agua hirviendo unos minutos, y después pásalas al agua helada (para que dejen de hacerse). Sécalas y apártalas, y sigue el mismo proceso con el resto.

Los tiempos pueden variar, así que aquí tienes los tiempos de blanqueado que recomiendo para las verduras más comunes:

Espárragos: Lávalos y agrúpalos por tamaños. Corta los tallos duros. Blanquéalos 2-3 minutos.

Judías verdes: Lávalas, corta las puntas, córtalas en trozos si quieres y blanquéalas 2-3 minutos.

Remolacha: La remolacha es mejor cocerla 30 minutos antes de congelarla. Eso sí, congélala cortada en rodajas o en cubos.

Broccoli: Lávalo, quita las hojas, córtalo en trozos y blanquéalo 3 minutos.

Coles de Bruselas: Lávalas, quita las hojas de fuera y blanquéalas de 4 a 5 minutos.

Champiñones y setas: Quita los pies y la tierra, lávalos bien, sécalos con papel de cocina y no es necesario que los blanquees para congelarlos.

Repollo: Lávalo, quita las hojas exteriores, y si la picas o cortas sólo necesita 1 minuto. Las hojas enteras necesitan 3-4 minutos.

Zanahorias: Lávalas, pélalas y corta los extremos. Córtalas como quieras y blanquéalas 2 minutos (si son muy grandes, 5 minutos).

Coliflor: Quita las hojas, divídela en ramilletes y blanquéala 6 minutos con 1 cucharadita de vinagre en el agua.

Mazorca de maíz: Retira todas las hojas e impurezas y blanquéalas 8 minutos. Mete cada una en film transparente o una bolsa de congelación.

Berenjena: lávala, pélala y córtala en rodajas o lonchas gruesas. Blanquéala 4 minutos con 1 cucharada de ácido cítrico o zumo de limón.

Especias: Lávalas, quita las hojas feas y no es necesario blanquearlas excepto la albahaca, que necesita 1 minuto. Congela las especias en una bandeja o en papel de horno.

Una vez tengas todas las verduras blanqueadas y frías, mételas en recipientes de plástico (tupperware) o bolsas de congelación.

Escribe con un rotulador indeleble la fecha en que las congelas. Te duran en el congelador de 3 a 6 meses.

¿Y cómo cocino después  con verduras congeladas?

Pues como con las frescas. No hace falta que las descongeles antes de añadirlas a tus comidas, pero algunas serán más fáciles de manejar si las descongelas primero, como las hojas de col o las espinacas.

Para hervir verduras coongeladas usa 1/2 taza de agua por cada 2 de verduras. También puedes hacerlas al horno, al microondas o al vapor.

¿Cómo congelar frutas?

Dependiendo de la fruta se trata de una forma o de otra, pero debes tener en cuenta siempre que:

– Las moras, fresas y frambuesas hay que congelarlas recién compradas, pero las manzanas, melocotones y ciruelas tendrán que esperar unos días.

– Las frutas pequeñas (como las cerezas) se pueden congelar en bandejas para usarlas después en ensaladas, bebidas y aliños.

– La mayoría de las frutas aguantan congeladas de 8 a 12 meses. Los cítricos y los zumos sólo de 4 a 6 meses.

Fuente: http://www.labioguia.com/
Publicado el

Zapallitos rellenos

Zapallitos rellenos con un sofrito de cebolla, ajo, morrón y zanahoria con carne y pimentón, el toque de dos aceitunas por zapallitos y salsa bechamel por encima.

Ingredientes (4 comensles):

Salsa bechamel:

 

  • Lavar los zapallitos y sacarles una tapita, colocarlos boca abajo en un bols apto para microondas tapado 10 min en potencia maxima.
  • Retirarlos y ahuecarlos, retirarles bien las semillas.
  • Rehogar en aceite cebolla , ajo, morron y zanahoria, condimentar todo a gusto.
  • Agregar la carne, el pimenton para darle un colorcito y las pasas de uva.
  • Colocar dentro de cada zapallito 2 aceitunas cortadas en dos (una en cada extremo) y rellenar con el relleno previamente echo, sobre cada zapallito coloco una aceituna cortada en dos.
  • Hago la salsa bechamel en el microondas, coloco en un bols las cucharadas de harina y voy agregando la leche revolviendo y disolviendo bien, condimento y llevo al micro 6 minutos en maxima potencia siempre revolviendo cada 2 minutos.
  • Coloco los zapallitos sobre fuente aceitada y vuelco la salsa por encima y le coloco bastante queso rallado, llevo a horno fuerte a gratinar.

 

Publicado el

Brocoli Gratinado

Hoy os traemos esta receta para preparar brocoli gratinado, una excelente forma de cocinar el brocoli. Lee atentamente los pasos que te mostramos a continuación.

Ingredientes:

– Brocoli, varios ramos
– Dos patatas grandes
– Jamón serrano, 80 gramos
– Queso rallado
– Bechamel
– Aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos poniendo los trozos de brocoli en una olla para cocer al vapor. Ponemos un par de dedos de agua, el brócoli en la parte superior, tapamos y dejamos unos 12-14 minutos a partir de que el agua comience a hervir. Mientras ponemos las patatas peladas y cortadas en el microondas para que se cocinen durante unos 10 minutos. Dales la vuelta a mitad de tiempo para que se hagan por ambos lados.

Cuando las patatas estén asadas, las sacamos y cortamos en rodajas finas. Conforme las vamos cortando las colocamos en una fuente de horno, salamos al gusto y regamos con un chorrito de aceite de oliva. En el momento que el brócoli esté cocido los escurrimos y colocamos sobre las patatas con cuidado de no romperlos. De nuevo echa un poquito de sal por encima de los trozos de brócoli.

Por otro lado calentamos aceite en una sartén, aquí vamos a saltear el jamón en tiras finas hasta que estén fritas. Una vez fritas las echamos por encima del brócoli y las patatas.

Por último queda verter la bechamel sobre todos los ingredientes. Puedes comprarla hecha o bien hacerla tú mismo de forma casera. Si no sabes cómo hacerla, puedes encontrar muchas recetas de bechamel en internet, es muy fácil de hacer. Después de la bechamel echamos queso rallado por encima y metemos en el horno calentado a 180 grados hasta que gratine. Sirve en caliente este riquísimo brócoli gratinado.

 

Fuente: http://www.recetabrocoli.com/Brocoli/BrocoliGratinado/BrocoliGratinado.html

 

Publicado el

Nutrición a todo color

Los alimentos blancos reducen las probabilidades de contraer cáncer y enfermedades del corazón, y disminuyen los niveles de colesterol. El apio tiene minerales como el sodio que ayuda a mantener las articulaciones saludables. El selenio, contenido en las setas, ayuda a prevenir el cáncer y mantiene el cuerpo en equillibrio.Todaslas frutas y verduras de color blanco con verde ayudan a mantener los niveles bajos de colesterol , así como un corazón sano.

La vitamina K en los alimentos verdes ayuda con la visión y con el mantenimiento de huesos y dientes fuertes. Algunos de los vegetales verdes amarillentos tienen los carotenoides luteína y zeaxantina, que ayudan a prevenir cataratas y enfermedades de los ojos, así como la osteoporosis.
Estos alimentos tienen el sulforafano e índoles fitoquímicos, que ambos ayudan a prevenir cáncer. Son también buenos para el sistema circulatorio y tienen buena vitamina B y minerales.

Las frutas y verduras con colores azul, índigo y violeta tienen excelentes propiedades antienvejecimiento. Estos alimentos tienen un montón de antioxidantes, especialmente antocianinas y compuestos fenólicos. Son también muy ricos en vitamina C.
Cualquier alimento en esta categoría ayudará a mejorar la circulación y prevenir los coágulos sanguíneos, por lo que son ideales para el corazón y puede ayudar a prevenir enfermedades del coronarias. Son conocidos para ayudar a la función de la memoria y la salud del tracto urinario y para reducir el daño por radicales libres.

Estos alimentos de color naranja nos da la cantidad adecuada de potasio y vitamina A, que mantiene a nuestros ojos y piel sana, y protege contra las infecciones. También son conocidos para estimular el sistema inmune debido al alto contenido de vitamina C en muchos de ellos. Los carotenoides son los fitoquímicos en los alimentos de color naranja, y ellos son los que dan a los alimentos su color. Los carotenoides reparan el ADN y ayudan a prevenir el cáncer y las enfermedades del corazón, así como el fortalecimiento de nuestra visión.

Las frutas y verduras de color rojo son muy ricos en vitamina C, que ayuda a estimular la renovación celular en el cuerpo.
Los fitoquímicos en los alimentos de color rojo son los caroenoides y antoncianinas. Uno de los carotenoides más abunadantes en el licopeno. El licopeno ayuda a reducir el daño de los radicales libres en nuestro cuerpo y también previene las enfermedades del corazón, cáncer, problemas de próstata, y reduce el daño en la piel causado por el sol. Estos alimentos auidan a la función de la memoria, el tracto urinario, y hace que nuestro corazón se mantenga sano.

Los alimentos amarillos son ricos en antioxidantes  como la vitamina C. La vitamina C mantiene los dientes y las encías saludables, ayuda a curar las heridas, mejora las membranas mucosas (como cuando tenemos resfriados), ayuda a absorber el hierro, previene la inflamación, mejora la circulación, y por lo tanto evita enfermedades del corazón. Algunos de estos, los más oscuros, tienen los mismos beneficios para la salud que nos dan los alimentos de color naranja.

Publicado el

Pizza con masa de Coliflor

  • Aunque ésta “pizza” realmente huele a pizza mientras se está horneando (el olor es sencillamente fantástico), no esperéis un sabor a pizza 100 por 100. El sabor de la masa es simplemente delicioso y es evidentemente el queso el que proporciona ese sabor “pizzero”.
  • La masa en crudo puede parecernos blanda, pero al hornearla queda con la suficiente consistencia como para sostener los ingredientes con los que queramos cubrirla.
  • La clave para que la masa quede consistente está en hornearla en porciones por separado ya que facilita que las mismas queden crocantes y capaz de sostener salsas e ingredientes, aún así, no es lo suficientemente firme como para comerla con las manos, necesitaremos cuchillo y tenedor.
  • Las ventajas de ésta receta respecto de una masa de pizza convencional son claras, por un lado las calorías, ya que una porción de pizza convencional tiene como media unas 300 calorías, y ¿quien come solo un trozo?. Y en segundo lugar la falta de harina la hace apta para aquellas personas con intolerancia al gluten.
     Es una alternativa perfecta a la pizza tradicional, sólo os queda probarla y que me contéis.

INGREDIENTES (4 porciones individuales):

  • 2 huevos.
  • 400 grs. de mozzarella.
  • 400 grs. de coliflor.
  • 2 dientes de ajo picados o prensados.
  • Orégano, albahaca o cualquier otra especia o hierba al gusto.
PREPARACIÓN:
  1. Rallamos la coliflor cruda con un rallador de queso. (Podéis hacerlo también con la thermomix o bien con un procesador de alimentos.)
  2. En un bol mezclamos la coliflor rallada, el queso, los ajos y los huevos.
  3. Dividimos la masa en 4 y las extendemos sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal, aplanándolas y dándoles forma bien con las manos o con un tenedor hasta formar cuatro rectángulos.
  4. Horneamos con el horno precalentado a 230º durante 13-15 minutos. El grado de tueste dependerá del gusto de cada uno, pero personalmente os aconsejo que estén más bien tostaditas.


     Una vez horneadas, las espolvoreámos con la especia elegida y podemos tomarla tal cual o como base de pizza, añadiéndole los ingredientes deseados e introduciendo al horno unos 5 minutos a 230º. Tendréis una pizza increible.
     fuente: www.aishakandisha.com